24 mar. 2011

Un día para olvidar

No ha funcionado esta mañana el despertador. Sabía que, empezar así el día no era buena señal. Después, me encuentro con la desgraciada presencia de la política y la falsedad informativa en el ambiente de la sala de profesores.
Pero la gota que ha colmado el vaso, ha sido encontrarme en un grupo de 4º con la burla hacia un compañero, utilizando para ello algún adjetivo con connotación sexual. No hemos avanzado nada en 50 años, seguimos amparándonos en el anonimato para dar rienda suelta al maldito sentido del humor. !Cuatro ojos!, !gordo seboso!, !mariquita!.... y otras lindezas de este estilo, han tenido que aguantar los adolescentes durante años y, por lo que veo, durará por muchos más. A veces somos crueles, argumentando que son bromas. !Pues maldita gracia tiene!. Y, para rematar el asunto, el resto de compañeros ríen esas gracias o miran hacia otro lado.
Hoy he decidido cortar por lo sano. Pero, como me imaginaba, nadie ha reconocido la culpabilidad. Por ello, he empezado a presionar al grupo, dando la clase por explicada. Débil reacción de protesta. Presiono más: castigados sin viaje fin de curso. Ahí suben las protestas, pero las corto de raiz con palabras contundentes, pero carentes de razón. Vuelve la sumisión y la aceptación de las medidas injustas, por la tontería de un compañero. ¿Qué está pasando?. ¿Por qué no protestan con contundencia y dejan en evidencia al culpable y al injusto profesor?. Ya no se cómo hacerles reaccionar. Última vuelta de tuerca: les castigo sin la próxima excursión a Cuenca. Nada, que no sale el responsable. Recurro por fin a averiguarlo por mi cuenta. Aplico la grafología a unas breves frases que les hago escribir. Ahí está, ya se quien es el responsable de ofender al compañero. Tres horas después, viene a verme y confiesa.
Sigo sin comprender la ausencia de reacción y la aceptación de la injusticia, en el grupo.
En fin, un día para olvidar.

9 mar. 2011

Regreso a nuestros orígenes

Los primeros habitáculos que utilizaron nuestros antepasados, fueron las cavernas y abrigos rocosos que proporcionaba la naturaleza.
Ahora en el 2011, la tecnología constructiva del ser humano, nos ha permitido poder habitar cualquier rincón del planeta. Las viviendas solares, que hasta hace poco nos parecían ciencia ficción, hoy ya son una realidad en vertiginoso desarrollo.
Gracias a estos avances tecnológicos, el hombre se está planteando empezar a construir un asentamiento estable en la Luna. Desde hace unos días, esta idea presenta mayores posibilidades de éxito, con el descubrimiento por parte del robot indio Chandrayaan-1, que explora la superficie lunar, de una enorme caverna de 1,7 Km de largo por 120 m de ancho.
ISRO anuncia descubrimiento de enorme caverna en la Luna
Esta caverna, situada en Mare Ingenii, cerca del ecuador lunar, reúne las condiciones idóneas para establecer una colonia en nuestro satélite. En el interior la temperatura se mantiene en -20º C, frente a los 100º C diurnos y los -150º C nocturnos, que sufre la superficie. Además, en su interior, estaríamos a salvo de las radiaciones solares y los impactos de micrometeoros, sin mencionar las ventajas económicas, por abaratar considerablemente la construcción de dicha colonia.
En nuestro planeta, comenzamos en cavernas y, como no podría ser de otra manera, el inicio en la Luna será en una caverna. Regresamos a nuestros orígenes.

3 mar. 2011

Luto

Hace unos día se estableció un debate en una clase de 4º, donde les exponía nuestro parentesco evolutivo con los chimpancés bonobos. Un alumno me comentaba que nosotros somos superiores evolutivamente ya que podemos inventar herramientas, comunicarnos mejor, sentir, etc...
Me he acordado de ese debate observando esta imagen que he encontrado en el blog "Somos primates".

Expectación en el traslado del cadáver de Dorothy en el Sanaga-Yong Chimpanzee Rescue Center (foto: Monica Szczupider, IDA-Africa).

No puedo evitar una sensación de sobrecogimiento ante la escena, no puedo evitar que me impacten sus caras. El respeto por la muerte requiere cierto pensamiento complejo que no es exclusivo del ser humano.
Hace 23 siglos los griegos nos inculcaron una visión antropocéntrica que hoy en día perdura con igual fuerza, pero que nos impide avanzar. Somos una especie más, así de simple.

1 mar. 2011

El encantador de alumnos

Al principio, yo observaba las evoluciones de César Millán, el encantador de perros (que podemos ver los sábados y domingos por la mañana en CUATRO), con curiosidad científica, por abordar uno de los terrenos de la biología que más me apasionan, la etología. Lo que más llama la atención es que propone que el perro va a respoder de una u otra manera, según la energía que manifieste el amo. Además, si el perro advierte en su amo la existencia de un líder, adopta el papel de seguidor, en caso contrario, adoptará u papel dominante y sobreprotector.
Se me ocurrió entonces, extrapolar al aula esta experiencia. La conclusión a la que he llegado es que el método funciona. Si entro al aula con una energía tranquila, los alumnos se mantienen relajados. Además, si perciben que yo controlo la situación, adoptan una papel de obediencia. En cambio, si el docente entra con mala energía o se muestra debil en el control del aula, es cuando los alumnos van a mostrar peores actitudes académicas.
A ello hay que unir el respeto. Creo que he conseguido ganarme ese respeto con mis alumnos. No existe una fórmula mágica para consegurlo, solamente no olvidar nunca que son personas a las que hay que educar y querer.
Ya ,sólo me falta que estudien, pero eso ya es otra historia.