16 dic. 2009

Exorcismo en el aula



Nunca me había planteado el exorcismo como técnica en el aula, pero me lo estoy planteando.

Mi tutoría de 2º eso es un claro ejemplo. Por más que hemos hablado sobre normas, estudio, respeto, y demás delicatessen, no consigo que lo asimilen. La única explicación posible, es que me encuentro ante un caso de posesión colectiva. El comportamiento extraño de mis alumnos así lo manifiesta. Por un lado, muchos de ellos tienden a girar la cabeza y, parte del cuerpo, durante mis explicaciones. Por otro lado, el castellano no lo terminan de entender, creo por tanto, que si me dirigiese a ellos en latín, me entenderían más. Menos mal que lo de los esputos no se ha manifestado todavía, aunque sí lo de expresarse con lenguaje soez.

Hace más de siete años, fui testigo, de manera involuntaria, de un exorcismo, en el Santuario de Nosa Señora do Corpiño, en Orense. La pobre chica (que debía ser retrasada mental), profería alaridos mientras el párroco le arrojaba agua bendita a la cara. Cuando el sacerdote le espetó "sal de ahí Satanás, abandona su cuerpo", decidí ausentarme del lugar, ya que lo estaba presenciando a escasos metros, no fuera que el maligno me viese como futurible hospedador. Menos mal que al demonio no le dió tiempo a poseerme, ¿o sí?.

10 dic. 2009

Educando para la tolerancia

En los últimos años, oimos términos como tolerancia e integración en las aulas. Si tuviera que quedarme con uno de los términos, sin duda elegiría integración. Nunca me ha gustado el término tolerancia ya que lleva implícita la aceptación de una situación desagradable.
Ayer, en un grupo de 2º, un alumno me dijo con toda la tranquilidad y naturalidad, que no aceptaba que un compañero, de otra nacionalidad, se sentase a su lado, porque él es racista y está en contra de los inmigrantes.
¿Cómo se puede alardear en público de tanta ignorancia?. He de reconocer que éste es un tema en el que me cuesta mantener la calma. Sólo hay que mirar al interior de nuestras células para comprobar que nuestro ADN nos recuerda nuestro pasado. Hace sólamente 200.000 años nos paseábamos por las planicies del gran valle del Rift, allá por Tanzania, y nuestra piel era de un hermoso color oscuro.
Llegamos, como inmigrantes, a Europa, hace unos 100. años.
¿Porqué le damos tanta importancia al color de la piel?¿O no se lo damos?. Creo, más bien, que en nuestro pais lo que existe es el racismo económico. No se rechaza al "negro" que tiene dinero o es famoso. Se rechaza al que es diferente y pobre.
Ahora resulta que tengo que ser tolerante con un intolerante.