14 oct. 2009

¿Miramos al cielo?

Este es el sexto año que imparto el taller de astronomía y no dejo de sorprenderme con los alumnos. Hasta el curso pasado se impartía en 4º ESO y ahora lo hacemos en 3º. En este primer trimestre abordo el conocimiento del cielo, es decir las constelaciones, en el hemisferio norte.
El otro día, surgió el tema de las lluvias de estrellas. Y ahí vino mi sorpresa, cuando pregunté a los chicos quién lo había visto alguna vez, sólo y, repito, sólo 2 personas de 40, levantaron la mano. ¿Como puede ser que el hombre, que siempre ha mirado al cielo y su vida ha dependido de las distintas posiciones solares y lunares a lo largo de la historia, ya no conoce el cielo?
No logro entender cómo algo tan cotidiano en el mes de agosto y, que nos repiten hasta la saciedad en televisión todos los años, resulte tan desconocido en la actualidad para los adolescentes.
Puedo entender que no les motive a esa edad salir con sus padres a observar las Perseidas o Lágrimas de San Lorenzo, pero alguna vez tuvieron 6,7,8,9..... años, donde la curiosidad les desbordaba y en familia se aprenden muchas cosas.
Pero lo peor estaba por venir. Como veía que me estaba empezando a enfadar, les pedí que lo investigaran. Y al final de la clase, una alumna que no había estado muy atenta, levantó la mano y preguntó: ¿Entonces para el próximo día te traemos lo de la lluvia dorada?.
Sin comentarios.

No hay comentarios: