24 mar. 2011

Un día para olvidar

No ha funcionado esta mañana el despertador. Sabía que, empezar así el día no era buena señal. Después, me encuentro con la desgraciada presencia de la política y la falsedad informativa en el ambiente de la sala de profesores.
Pero la gota que ha colmado el vaso, ha sido encontrarme en un grupo de 4º con la burla hacia un compañero, utilizando para ello algún adjetivo con connotación sexual. No hemos avanzado nada en 50 años, seguimos amparándonos en el anonimato para dar rienda suelta al maldito sentido del humor. !Cuatro ojos!, !gordo seboso!, !mariquita!.... y otras lindezas de este estilo, han tenido que aguantar los adolescentes durante años y, por lo que veo, durará por muchos más. A veces somos crueles, argumentando que son bromas. !Pues maldita gracia tiene!. Y, para rematar el asunto, el resto de compañeros ríen esas gracias o miran hacia otro lado.
Hoy he decidido cortar por lo sano. Pero, como me imaginaba, nadie ha reconocido la culpabilidad. Por ello, he empezado a presionar al grupo, dando la clase por explicada. Débil reacción de protesta. Presiono más: castigados sin viaje fin de curso. Ahí suben las protestas, pero las corto de raiz con palabras contundentes, pero carentes de razón. Vuelve la sumisión y la aceptación de las medidas injustas, por la tontería de un compañero. ¿Qué está pasando?. ¿Por qué no protestan con contundencia y dejan en evidencia al culpable y al injusto profesor?. Ya no se cómo hacerles reaccionar. Última vuelta de tuerca: les castigo sin la próxima excursión a Cuenca. Nada, que no sale el responsable. Recurro por fin a averiguarlo por mi cuenta. Aplico la grafología a unas breves frases que les hago escribir. Ahí está, ya se quien es el responsable de ofender al compañero. Tres horas después, viene a verme y confiesa.
Sigo sin comprender la ausencia de reacción y la aceptación de la injusticia, en el grupo.
En fin, un día para olvidar.

1 comentario:

marina conejo dijo...

Hola Nacho , cuanta razón jaja la verdad es que la juventud de hoy en día deja mucho que desear . Creemos que nos inventamos palabras nuevas nuevas formas de diversión cuando lo que realmente lo que hacemos es copiarlas de vuestra época jaja . Un saludo marina !